Semana Santa en Tandil

El Monte Calvario es el tercero en importancia a nivel mundial y con el tiempo se ha encargado de convertir a la ciudad de Tandil en uno de los lugares protagonistas a la hora de hablar de turismo religioso, sobre todo al llegar Semana Santa.

Miles de turistas de todas las edades lo visitan cada año. Para aquellos que aún no lo conocen, es posible recordarles que la réplica del Cristo en la Cruz, es copia fiel del que se encuentra ubicado en la localidad francesa de Bretaña.

Se inauguró el 10 de enero del año 1943 y fue construido gracias a la participación desinteresada de importantes personalidades del ambiente artístico de la ciudad, siendo su inspiración primordial el tradicional evangelio.

A medida que se lo recorre es posible observar que son catorce los grupos de piezas escultóricas que van ilustrando las distintas estaciones del Vía Crucis que termina finalmente con Cristo en la Cruz.

El Calvario, llamado así por su extraordinario parecido con “el Gólgota de Judea”, es uno de los paseos más pintorescos que puedan realizarse en cualquier época del año. Otoño, invierno, primavera y verano se encargan de pintar sus propios colores y crean diferentes contextos alrededor de las sierras, aunque el espectáculo siempre sea el mismo.

Existen dos formas de acceder hasta la cima del monte. La principal es a través de una gran escalinata de piedra que facilita la subida inicial y nos conduce directo hacia la enorme cruz de mármol francés donde se encuentra el Cristo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *